Back
Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us
Páginas relacionadas

Trasplante de hígado: el procedimiento

Un trasplante de hígado es una cirugía mayor. En una operación de trasplante de hígado, se extrae el hígado enfermo o lesionado y se sustituye por el hígado sano de un donante. La mayoría de los hígados trasplantados siguen funcionando bien después de un año de la cirugía. Aquí encontrará más información sobre lo que debe esperar en estos procedimientos.

Antes de la operación de trasplante

Si está en una lista de espera, recibirá una llamada del coordinador de trasplantes cuando hayan encontrado un hígado de un donante. Cuando llegue al centro de trasplantes o al hospital, revisarán su estado de salud y el de su enfermedad. Antes de la cirugía, le harán pruebas a usted y al hígado donado. Esto se realiza para asegurar lo siguiente:

  • Que tiene suficiente salud como para someterse a una cirugía.

  • Que el hígado donado es compatible con su tipo de sangre.

  • Que el hígado donado tiene el tamaño adecuado para su cuerpo.

Hay motivos que pueden hacer que el médico posponga la cirugía. Estos incluyen una enfermedad actual o reciente, cambios en el estado del hígado o problemas con el hígado nuevo. Esto puede ser frustrante, pero recuerde que estas decisiones se basan en lo que los médicos consideran mejor para su salud.

Durante la operación de trasplante

Una operación de trasplante de hígado puede durar entre  4 y 12 horas. Recibirá anestesia general, es decir, medicamentos que bloquean el dolor y hacen que duerma durante la operación. Le extraerán el hígado enfermo del cuerpo y lo sustituirán por el hígado nuevo. A continuación, se conectan los vasos sanguíneos y los conductos biliares al hígado nuevo.

Después de la operación

Usted permanecerá en el hospital durante una o dos semanas, o más. Puede que deba permanecer en la unidad de cuidados intensivos (UCI) durante cierto tiempo después de la operación. Durante este período de cuidado intensivo, usted estará conectado a una máquina para ayudarle a respirar (un respirador). Enfermeras y médicos especializados vigilarán su estado de salud y el funcionamiento de su hígado. Durante su recuperación, le harán algunas pruebas para determinar si el hígado trasplantado está funcionando correctamente. Estas pruebas pueden ser ecografías (ultrasonido), biopsia del hígado y análisis de sangre, entre otras. Le darán información sobre sus medicamentos y sobre cómo cuidarse cuando regrese a casa. En algunos casos, su médico realizará una segunda operación de control antes de enviarlo de regreso a casa.

Cómo cuidarse en su casa

Su proveedor de atención médica le dará instrucciones sobre cómo debe cuidarse usted y su nuevo hígado. Deberá consultar a un médico con frecuencia. Esto se hace para que pueda ver si hay señales de algún problema. Los problemas a los que debe prestar atención incluyen los siguientes:

  • infección;

  • complicaciones de la cirugía;

  • reacciones adversas a los medicamentos;

  • rechazo del órgano trasplantado;

  • reaparición de la enfermedad hepática original;

  • desarrollo de afecciones nuevas, como la diabetes, la presión arterial alta o el colesterol alto, debido a los medicamentos.

Es importante que no beba alcohol después del trasplante de hígado.

¿Qué es el rechazo de un órgano?

El sistema inmunitario del cuerpo combate los gérmenes. También protege al organismo de los materiales extraños que entran en el cuerpo y podrían provocar una infección. Cuando se trasplanta un órgano, el sistema inmunitario interpreta el cambio como si el órgano nuevo fuera un elemento invasor, y, en consecuencia, comienza a combatirlo. Este proceso se conoce como rechazo.

Los medicamentos antirrechazo evitan que el sistema inmunitario combata el órgano trasplantado. Deberá tomar estos medicamentos durante toda su vida. Consulte con su proveedor de atención médica sobre los riesgos y los beneficios de tomar estos medicamentos. Asegúrese de que todos los demás médicos y proveedores de atención médica sepan que está tomando medicamentos antirrechazo.

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

  • Comuníquese con su proveedor de atención médica cuando presente lo siguiente: fiebre de  100.4° F (38.0 °C) o más, o según las indicaciones;

  • vómitos o diarrea durante  24 horas o más;

  • tos persistente o expulsión de mucosidad verdosa o amarillenta al toser;

  • hinchazón nueva o que va en aumento en las manos, los brazos, los pies, los tobillos, el abdomen o la cara;

  • sangrado por la nariz, la boca o el recto;

  • sangre en las heces o la orina;

  • heces negruzcas o alquitranadas;

  • amoratamiento con mayor facilidad que de costumbre;

  • dolor de cabeza nuevo o más fuerte;

  • imposibilidad para tomar los medicamentos recetados;

  • señales de rechazo del órgano como las siguientes:

    • cansancio inusual o pérdida del apetito;

    • orina de color anaranjado o color café;

    • heces de color pálido o parecido al de la arcilla;

    • fiebre;

    • sensibilidad abdominal;

    • dolor en el abdomen o el hígado;

    • ictericia (color amarillento en la piel o los ojos).

Revisor médico: Jen Lehrer MD
Revisor médico: L Renee Watson MSN RN
Revisor médico: Rita Sather RN
Última revisión: 6/1/2019
© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
About Us